Según el Primer Informe del Colegio de Ciencias Económicas

Inflación continuará golpeando el bolsillo costarricense

Según Ennio Rodríguez, economista y presidente de dicho colegio, “este proceso inflacionario se refleja en pérdida de poder adquisitivo de los hogares costarricenses y su consecuente reflejo en pobreza y otros indicadores como los de seguridad”.
 |  Cristian Leandro  |  Economía
Ennio Rodríguez, Presidente del Colegio de Ciencias Económicas / BusinessNewsCR

Condiciones internacionales como alta inflación y desaceleración afectarán situación económica nacional.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La inflación será uno de los indicadores económicos que estarán afectando el consumo, para este 2023 la presión generará efectos en la economía en el mundo y Costa Rica no estará afuera de este escenario.

Para los economistas costarricenses el presente año es considerado como de importantes retos y el momento que las familias del país podrían enfrentar incremento en los precios de productos básicos.

Dentro de los pronósticos, publicados este martes parte del Colegio de Ciencias Económicas se detalla que, el costo de los principales alimentos de los costarricenses en 2023 presenta escenarios que van de 8% a 15%.

Según Ennio Rodríguez, economista y presidente de dicho colegio, “este proceso inflacionario se refleja en pérdida de poder adquisitivo de los hogares costarricenses y su consecuente reflejo en pobreza y otros indicadores como los de seguridad”.

Una conclusión importante del estudio realizado es que el precio de la canasta básica vive una situación similar a la del desempleo, ya que la inflación será menos pesada que en el 2022 (20%) pero sigue siendo más alta que lo vivido entre el 2019 y 2021 (4% a 8%).

“Durante este año Costa Rica atraviesa una situación inédita en los últimos años, cuya una de las principales características es la apreciación del colón pero sin ver una mejora en el costo de la vida, sino que esta situación podría poner en riesgo algunos sectores como exportaciones y turismo e, incluso a productores del mercado doméstico. Todo esto dentro de un contexto de alta inflación y poco crecimiento generalizado en el mundo“, explicó Ennio Rodríguez, presidente del Colegio de Ciencias Económicas.

OTRAS CONCLUSIONES

Este martes el Colegio de Ciencias Económicas presentó las perspectivas económicas de Costa Rica para el 2023, entre las que destacaron el panorama internacional que deberá sortear el país para buscar un crecimiento económico que permita mitigar la inflación nacional e internacional y un alto nivel de desempleo.

Entorno internacional. De acuerdo con los economistas, Costa Rica y la región ven amenazadas sus opciones de dinamizar la economía por el escaso crecimiento de nuestro socio comercial, Estados Unidos. El cual también vivirá una inflación que ronda el 3,5% . A esto se le debe sumar que el precio del barril Brent cierre en $83 (antes $92) en 2023 y para el 2024 en $78.

Sin embargo, no se descartan situaciones que puedan modificar significativamente estos pronósticos como la de una nueva recesión, el crecimiento en China luego de la apertura y los conflictos bélicos en Europa.

Desempleo. En el caso del nivel de empleo de Costa Rica se debe de señalar como una noticia positiva, es que los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), presentan una tasa de desempleo de 11,6%, un valor menor que antes de la pandemia cuando marcaba un 12,2%.

Para finales del 2023, se prevé que la tasa se reduzca hasta el 11,1%. Si bien los especialistas señalan, que hay una mejoría no despreciable,  el valor sigue siendo muy alto. Preocupa particularmente que las tasas de participación y ocupación no se recuperan, la  brecha de género y las pocas oportunidades en las zonas rurales.

Para mejorar la cifra de desempleo, se requiere una política de empleo precisa, con énfasis en mujeres y personas jóvenes, quienes afrontan más dificultades de insertarse y permanecer en el mercado laboral 

Tasas de interés y crecimiento de la mora. Es de esperar que las tasas de interés activas (costo del crédito) mantengan comportamiento al alza en el primer semestre de 2023, como parte del rezago de la transmisión de la tasa política monetaria (TPM) a la tasas básicas pasivas y las tasas activas.

Preocupa que la morosidad en la cartera crediticia aumente en 2023 producto del efecto rezago del incremento en las tasas de interés ya que en los últimos cinco meses del 2022 ya se han empezado a dar señales de incremento en la morosidad en el corto y mediano plazo.  Hay que tener en consideración que la variación en la morosidad ha sido mitigada por el “escudo” de los arreglos de pago pactados en 2021 y que la transmisión de la TPM a las demás tasas de interés aún no se ha dado por completo.

Tipo de cambio y competitividad. Si bien la apreciación del colón frente al dólar genera algunos beneficios importantes, especialmente a los deudores en esta moneda y también contribuye a bajar la inflación, pero, no obstante, este ritmo de apreciación más acelerado pone en riesgo la competitividad del país y aumenta la competencia también para los productores que venden en el mercado doméstico.

Algunas consecuencias negativas podrían ser la desaceleración de exportaciones, afectación al turismo y dificultad en la generación de empleo, detalla el estudio del Colegio.

“En el difícil entorno económico mundial, la economía nacional requiere una ruta clara de reactivación económica que permita generar nuevos empleos y que a su vez logre mitigar los efectos de la inflación, los incrementos en las tasas de interés y la volatilidad del dólar”, concluyó Rodríguez.

El año proyecta un claro oscuro, empero, para los economistas costarricenses pese que el crecimiento de la economía  sería menor que en 2022 no se visualiza una estanflación.



© 2022 All rights reserved.
Powered by STT INTERNACIONAL.

Volver arriba